El misterio de cientos de pingüinos

La gran cantidad de pingüinos que acuden este invierno austral a las playas
de Brasil, incluida la de Copacabana, intriga a los expertos, que se devanan
los sesos para averiguar la causa de esta masiva llegada de ejemplares,
centenares de los cuales llegan ya muertos, flotando en el mar a la deriva.
Según los especialistas, estas simpáticas aves de caminar erguido, emisarios
de los mares del sur, podrían traer consigo un mensaje de alerta acerca del
estado de su medio ambiente.

Su llegada anual es relativamente común, pero a cuenta gotas, no como ocurre
este año donde han sido encontrados hasta en las playas de Copacabana para
la sorpresa de turistas y locales.

Los huéspedes esperan que aparezca un vuelo en dirección al sur de Brasil
para de ahí ser colocados en camino a la Patagonia natal, a unos 5.000
kilómetros de distancia.Solamente el zoológico de Niteroi, una ciudad
próxima a Río de Janeiro, ha recibido en las últimas semanas 201 ejemplares
vivos de todo el estado de Río, de los cuales han sobrevivido unos 90.

Los huéspedes esperan que aparezca un vuelo en dirección al sur de Brasil
para de ahí ser colocados en camino a la Patagonia natal, a unos 5.000
kilómetros de distancia.

No se reportaban llegadas de pingüinos desde 2005, cuando 234 fueron
acogidos en Niteroi, explicó la directora de la institución, Giselda
Candiotta.
Alimentados con puré de pescado y calentados con lámparas, los
sobrevivientes serán llevados a la localidad de Río Grande, en el estado de
Río Grande do Sul, donde hay un centro de rehabilitación que ya tiene otros
65 animales.

'Según los biólogos debe haber un desequilibrio ecológico', dijo Candiotta.
La mayoría de los animales son jóvenes e inexpertos que salen detrás de
cardúmenes de peces y no logran regresar a las corrientes que los lleva de
vuelta a casa.
Este año esas corrientes frías 'alteradas' han llegado más al norte que en
otras temporadas, llevando a más de un centenar de los palmípedos hasta el
estado de Bahía, en el tropical nordeste de Brasil.

'Esos animales no son del hielo, sólo de áreas frías', señaló Candiotta.d
El canal de televisión Band reveló el miércoles que algunas personas en las
playas de Salvador, en Bahía, capturan los animales e intentan venderlos, o
usarlos como mascotas.

Algunas personas confundidas acerca de la naturaleza de estos animales, han
pretendido colocarlos en cubos de hielo o hasta meterlos en refrigeradores,
según otras informaciones de prensa.

'Esos animales no son del hielo, sólo de áreas frías', señaló Candiotta.

En su larga travesía estas aves caradriformes suelen perder la capa de grasa
que los protege y llegan agonizando por hipotermia.
En las entrañas de los ejemplares muertos han sido encontradas espinas de
bagre, un pez que no forma parte de la dieta de estos animales.'Estamos
desorientados, nunca hubo tanta cantidad de pingüinos llegando, hay tres
veces más que en otros años, tenemos que conseguir un transporte para abrir
espacio a los que siguen llegando' agregó Candiotta.

También han sido contabilizados hasta ahora más de 200 animales muertos en
las playas de turísticos poblados del sur del estado de Río de Janeiro, como
Saquarema, Araruama, Buzios y Saquarema.

En las entrañas de los ejemplares muertos han sido encontradas espinas de
bagre, un pez que no forma parte de la dieta de estos animales.
También basura, como cuerdas, pedazos de plástico y de nailon.

El asunto es un misterio, y ''son muchos animales'' hacen falta más
elementos para determinar las causas, dijo Barcellos a Efe vía telefónica.El
oceanógrafo Lauro Barcellos, director del Centro de Rehabilitación de
Animales Marinos de la Universidad Federal de Río Grande do Sul, explicó que
en los últimos tres meses han sido hallados más de 1.000 pingüinos muertos
en playas de ese estado.

Aunque el asunto es un misterio, y 'son muchos animales' hacen falta más
elementos para determinar las causas, dijo Barcellos vía telefónica.
Hoy la local Radio Gaucha informó del hallazgo de otros 50 pingüinos muertos
en las playas de Cidreira y Tramandaí, en el norte del estado. Los animales
no estaban ni heridos ni cubiertos de petróleo, según la policía ambiental.

'No es posible precipitarse y decir cosas sensacionalistas, hasta ahora sólo
tenemos hechos. La cantidad es importante, más que en otros años', dijo
Barcellos.
El oceanógrafo agregó que el porqué existen tantos pingüinos en el litoral
brasileño es otra pregunta y son necesarios más estudios para responder si
se debe al calentamiento global o a la falta de falta de peces para
alimentarse.

Fuente EFE

Publicar un comentario