Tortugas bebe son liberadas a pesar del derrame de petróleo


Cientos de tortugas bebés arrastraron sus diminutas aletas por la arena rumbo a su nueva casa en el Golfo de México a pesar de la amenaza del derrame de petróleo.

Las tortugas golfinas (Lepidochelys kempii) son una especie en peligro de extinción y nacieron hace unos días. Fueron liberadas en la costa de Texas a una vida llena de peligros por los depredadores y ahora también por el petróleo del derrame de un pozo roto de British Petroleum a 643 kilómetros (400 millas) de ahí.

A diferencia de la decisión para trasladar a las tortugas caguamas (Caretta caretta) a a aguas más seguras en Florida, el Servicio Federal de Pesca y Fauna Silvestre, así como el Servicio de Parques Nacionales, decidieron continuar en junio con la liberación anual de miles de tortugas golfinas en la costa de Texas y de México.

Desde entonces han sido liberadas entre 7.000 y 8.000 golfinas bebés. Las caguamas, que anidan principalmente en Florida y son primas de las golfinas, fueron llevadas a la costa este de ese estado para asegurar que no entraran directamente en la ruta del petróleo.

En el caso de las golfinas los especialistas federales esperan que para cuando las tortugas nadenhacia la zona del derrame BP ya haya limpiado los tóxicos.

Los biólogos creen que las tortugas bebés correrían mayor peligro si se les mantiene en cautiverio, hasta que el derrame se limpie, que si las liberan en zonas que no han sido directamente afectadas por el crudo.

Aún así, la decisión sobre dejar que las golfinas lleguen al mar ha creado controversia, especialmente entre aquellos que consideran que las tortugas tendrán mayores problemas debido al derrame.

De las 638 tortugas que han aparecido muertas desde que comenzó el derrame de petróleo, unas 524 de ellas, el 82%, son golfinas, según cifras oficiales.

Esto significa que hay muchas de estas tortugas en el Golfo de México, dijo Charles W. Caillouet Jr., un biólogo marino retirado de la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera en Galveston.

Pero la población no siempre ha sido numerosa. Las tortugas golfinas han estado en una lista de especies en extinción desde 1973, y Estados Unidos y México han trabajado juntos para recuperarlas.

El derrame en el golfo es una amenaza nueva para la especie y tomará tiempo saber qué impacto ha tenido en ella.

“Hasta el año próximo sabremos si hubo un daño importante en la población”, dijo Caillouet.


Fuente noticias24.com

Publicar un comentario