Si ves un árbol azul, sabe que Konstantin Dimopoulos te dice que por favor lo cuides

El pinta los árboles de azul para que recuerdes que te dan el oxígeno que respiras. Cuídalos con amor.
no permitas que acaben con ellos
La realidad está ahí afuera. Te asomas por la ventana y ves lo mismo de todos los días. La damos por sentada cada vez que despertamos. El sol sale y se oculta, los autos andan por la autopista, el viento silva y hay un árbol azul. Un momento… ¿un árbol azul?

Esa es la idea de Konstantin Dimopoulos, un artista social australiano que junto con cientos de voluntarios ha pintado árboles de azul, para hacer un llamado y detener la deforestación, creando un paisaje surrealista que nos recuerda que los árboles son los pulmones del mundo.

“Los árboles no hacen ningún ruido cuando mueren, simplemente desaparecen. El problema con la selva es que no la vemos mientras va desapareciendo lentamente. Y por esa lentitud no nos damos cuenta cuánto los árboles determinan si vamos a seguir aquí. Ellos son los pulmones del planeta”, dice el artista para explicar su ‘Blue Tree Project’.

Konstantin ha recorrido cinco países y doce ciudades hasta el día de hoy pintando los árboles con un pigmento azul ultra marino, “el mismo que uso Miguel Ángel para pintar la Capilla Sixtina”, asegura.

El artista creció en una familia griega de sastres que vivían en Egipto. Tras la inestabilidad del país africano a principios de 1960, tuvieron que refugiarse en Nueva Zelanda y más tarde en Australia donde obtuvo la nacionalidad. A raíz de esta experiencia creó una instalación llamada Black Pharoahs. También ha realizado otras obras como Black Parthenon una instalación de luces sobre apropiación cultural; Virus ‘Level 4’ y Savage Garden sobre el ‘ecocidio’ ambiental y Paradise Lost sobre violencia doméstica.

¿A qué edad se dio cuenta de que quería ser artista?

El arte siempre ha sido una parte integral de mi composición genética. Siempre me ha gustado dibujar y todavía recuerdo cuando hacía bocetos de mi madre y otros miembros de mi familia cuando yo tenía unos 7 años de edad.
¿De dónde surge la idea de pintar árboles?

De dónde vienen las ideas es una pregunta muy difícil. Para mí, el medio ambiente o lugar donde estoy frecuentemente son los que generan el proceso en el que algo se levanta y comienza a iniciarlo. La idea, entonces, puede que pase o puede que no.
¿Cómo los pinta?, ¿los árboles no reciben ningún daño?
Utilizamos pinceles, de modo que lo que creamos es una obra que muestra reverencia hacia el árbol. A menudo nos vinculamos con las comunidades para crear la obra. Esto no es pintura, es sólo agua y pigmento, y yo no haría nada para dañar un árbol.

¿Por cuánto tiempo permanecen los árboles pintados antes de que el azul desaparezca?

Dependiendo de la cantidad de lluvia, pero generalmente cerca de 12 a18 meses, a no ser que sea eliminado limpiándolo a mano.

¿Qué le dice la gente cuando ve los árboles azules?

Cada persona responde de manera diferente a cualquier trabajo de arte. En el caso de los árboles azules tenemos algunas respuestas maravillosas. Recuerdo especialmente una niña en Vancouver corriendo y gritando: "¡Mamá, mamá un árbol azul" y dándole un abrazo. Se abre la imaginación y crea un ambiente mágico.

¿Ha encontrado “enemigos” o gente que no esté de acuerdo con su arte?
Yo no veo a nadie como enemigo. No veo el arte en términos de guerra. Cada uno tiene su propia idea de lo que es el arte. Hay un refrán que dice: "No sé el secreto del éxito, pero el secreto del fracaso es intentar agradar a todo el mundo". No es el trabajo del arte de complacer a todo el mundo. El arte abre la imaginación, abre los ojos de la gente.

¿Qué quiere crear en el espectador con su trabajo?

Quiero crear una pausa para que el espectador vea lo que he creado y cuando se toma el tiempo para ver mis árboles azules le llegan algunas asociaciones propias y luego escribe sobre mis árboles azules, como si fuera algo que él pensara. Yo pienso y veo lo que usted piensa y ve.

¿Es arte callejero o arte público? ¿Hay alguna diferencia para usted?

Yo no creo que haya enormes diferencias, ambos son de dominio público, la creación de obras que el público tenga fácil acceso. Creo que el futuro del arte estará en las calles debido a que más personas necesitan crear y no existen mecanismos para esto en las galerías públicas o privadas.

¿Le gustaría venir a Colombia y pintar algunos árboles?

Me encantaría visitar Colombia. Conocí a Fernando Botero en Nueva York el año pasado con el embajador colombiano y oí gran parte de la belleza de su región.

¿Le enseñaría a la gente alrededor del mundo cómo pintar los árboles de azul para realizar una exposición mundial de árboles azules?

Sí, la idea del proyecto es hacer exactamente eso. Que una idea artística llegue a expandirse en la comunidad y que abra la imaginación de la gente para crear posibilidades de lograr un cambio.

¿Su arte ha creado algo que realmente ayuda a detener la deforestación?
Espero que mi trabajo genere que los árboles sean más visibles. Este trabajo no detendrá por sí solo la deforestación, pero es importante que traigamos este importante tema a un público mayor para que nosotros, como individuos, a nivel mundial, podamos lograr el objetivo final.

¿Cuál es su ‘leitmotiv’?

El arte puede salvar el mundo. La imaginación no tiene límites y nos libera para crear lo imposible.

¿Somos tan ciegos a la naturaleza que necesitamos ver un árbol pintado de azul para que llame nuestra atención?

La gente no es ciega, sino que se centran a menudo sólo en las actividades del día a día que nos afectan. Los bosques del Amazonas o los bosques Boriel norte de EE.UU. y Canadá están muy lejos de nuestra vida cotidiana. Por lo que su erradicación no está a nuestra vista. Es igual que con la muerte de miles de personas torturadas, simplemente se nublan por nuestro día a día. 

El arte no es la respuesta, pero el arte nos libera para imaginar las respuestas, para imaginar lo infinito. Tenemos, todos nosotros, el potencial de afectar y cambiar nuestro entorno. El arte es, sobre todo, de ideas, a menudo sin ataduras salvajes y frenéticas. Algunas vendrán a buen puerto y cambiarán nuestras vidas para siempre.

El arte nos libera y nos permite soñar. Nos libera de tener miedo a fallar y cuando estamos sin miedo al fracaso, sin miedo a caernos y levantarnos de nuevo, y otra vez y otra vez.  Entonces, en las palabras de Martin Luther King Jr. "​​Libre al fin, libres al fin, gracias a Dios todopoderoso que somos libres al fin ".

Fuente: eltiempo.com



Publicar un comentario