Alerta: En Vietnam se están extinguiendo los osos.



El comercio ilegal de bilis de oso, codiciada por sus supuestas propiedades medicinales, ha empujado a estos animales al borde de la extinción en Vietnam, donde apenas queda un centenar de ejemplares en libertad.

Según la Fundación Animals Asia, alrededor de 3.000 plantígrados malviven hacinados dentro de exiguas jaulas en decenas de granjas del país, donde se les extrae la bilis todos los meses para fabricar remedios tradicionales contra enfermedades hepáticas.


"Drogan a los osos y les pinchan varias veces en el abdomen con agujas de diez centímetros sin esterilizar hasta que les sacan todo el líquido", apunta el director de Animals Asia en Vietnam, el biólogo Tuan Bendixsen.

Esta organización internacional ha invertido 2,3 millones de dólares desde 2008 en la construcción de un santuario de 12 hectáreas en el parque natural de Tam Dao, a unos 70 kilómetros al norte de Hanoi, en el que dan acomodo a un centenar de osos rescatados.

Los más jóvenes que fueron salvados de los furtivos antes de ser revendidos pasan la jornada jugando unos con otros dentro de uno de los amplios cercados del parque.

Su desbordante vitalidad contrasta con la apatía de algunos de los ejemplares mayores, medio ciegos, cojos o con sus instintos atrofiados tras muchos años de subsistir en pésimas condiciones.

El objetivo final es devolver a los animales a la naturaleza y para ello los responsables del parque tratan de ofrecerles un hábitat lo más parecido al de las montañas vietnamitas, minimizando el contacto con humanos y escondiendo la comida para educar su olfato, pero Bendixsen reconoce las dificultades.

"En libertad, son animales solitarios, y aquí conviven con otros. No sabemos cómo reaccionarían. Algunos de los que pasaron años en granjas morirían (en libertad) porque su salud está deteriorada y no podrían competir en la naturaleza. En cuanto a los jóvenes, no han podido recibir las enseñanzas de la madre para sobrevivir", admite el biólogo.

Una ley aprobada en 2005 ilegalizó la extracción y venta de bilis y la posesión de animales salvajes sin registrar, pero Bendixsen lamenta el escaso progreso realizado desde entonces debido a la laxitud de las autoridades.

"No se persigue seriamente a los furtivos ni a los traficantes. La mayor parte de las veces les dejan ir a cambio de una multa", critica el experto.

La captura de animales salvajes se ha convertido en un medio de subsistencia para vietnamitas sin recursos de algunas zonas montañosas.

"Los furtivos los venden por unos 100 dólares a un traficante que los revende a la granja por unos 2.000", apunta Bendixsen.

Los remedios a base de bilis de oso, a los que algunos curanderos atribuyen efectos milagrosos en dolencias como el cáncer, se venden en muchas boticas de Hanoi a un precio de entre 3 y 30 dólares por mililitro.
Según Animals Asia, a cada oso le extraen alrededor de 100 mililitros de bilis todos los meses en las granjas.
Algunos pacientes prefieren comprar la vesícula biliar de plantígrados de pequeño tamaño previamente sacrificados y pagan por ello alrededor de 2.000 dólares.

"Si nos quejamos de que se vende bilis en algún establecimiento de Hanoi, la Policía como mucho se limita a confiscar los frascos, pero no evita que la vuelvan a comercializar en el futuro", apunta Bendixsen.
Aunque la bilis de oso no posee las propiedades milagrosas que le atribuyen algunos sanadores, sí contiene ácido ursudesoxicólico, usado en la medicina convencional para paliar los efectos de enfermedades como la hepatitis y reducir el colesterol.

Los comerciantes de estas pócimas han incrementado sus ingresos en los últimos años en parte gracias a la afluencia de turistas de otros países asiáticos.

"Hay incluso viajes organizados de turistas coreanos a granjas", denuncia el director del refugio.
Además de dar cobijo a los osos, Animals Asia destaca que la existencia de su centro, el único en todo el país, facilita la labor de las autoridades.

"Antes no querían detener a los furtivos porque después no sabían qué hacer con los osos rescatados, pero ahora saben que pueden enviárnoslos", explica Bendixsen.

Según Animals Asia, los cerca de 100 osos en libertad que quedan en Vietnam se concentran en el noroeste del país, en las montañas cercanas a las fronteras con Laos y China.

fuente: http://noticias-ambientales-internacionales.blogspot.com


Publicar un comentario